Ser Empático.6 Claves. La Entrevista De Empleo Docente

Equipo Editorial

Ser Empático 6 Claves. La Entrevista de Empleo Docente.

Ser empático en empleo docente -es el tipo de inteligencia emocional a manejar- para conectar con el reclutador. Investigué al respecto y aquí detallo para ti 6 claves personales con las que puedes lograr esa conexión.

¿Y cuáles son esas 6 claves personales para ser empático en empleo docente y conectar con el reclutador? Las siguientes:

  1. Dormir bien el día anterior.
  2. Ir motivado
  3. Esperar lo inesperado.
  4. Ponerse en el rol del reclutador.
  5. Sentir mis emociones y tener el control sobre ellas.
  6. Reconocer lo acontecido

1.Dormir Bien El Día Anterior.

El dormir bien el día anterior no solo se trata de ejercer la función de descansar el cuerpo, se trata de “apagarse”,de permitir que el cerebro descanse de los pensamientos del día. Durante los períodos del sueño el cerebro seguirá funcionando y se concentrará en recargarse de energía además de ayudar a las funciones de reparación de los otros sistemas biológicos que necesiten de él.

Al no haber dormido bien, tu cuerpo no concluyó su proceso de tiempo fuera y al día siguiente sufrirás las consecuencias en formas que tal vez puedas reconocer como cansancio, falta de coordinación motriz gruesa, nerviosismo, sentido de inseguridad y mucha hambre entre otras.

No estás al cien cuando no duermes bien.

Dormir bien es dormir el tiempo que te alcanza para saberte descansado, pueden ser 6, 7, 8 horas o tal vez menos. Cada uno de nosotros tiene una diferente cuota de sueño que conoce para sí mismo.

Aunque te sientas super emocionado o inclusive nervioso por la entrevista de trabajo procura dormir bien la noche anterior para estar al cien al día siguiente.

Puedes utilizar estrategias para ello que te ayuden a conciliar el sueño, como apagar las luces una vez que ya has decidido acostarte,  alejar de tu vista cualquier equipo equipo electrónico que emita luz de forma permanente; la ausencia de luz le indica al cuerpo que el día ha concluido y ha dado paso a la noche.

Tal vez, en tu caso hacer ejercicio o bañarte por la noche te relaja, si es así ni lo dudes haz cualquiera de esas actividades. Y, si te cuesta trabajo conciliar el sueño, pon música muy tranquila que te remonte a lugares serenos para que tu mente se concentre en ellos y eventualmente ésta te conduzca al sueño.

La estrategia que a ti te funcione es la mejor, el objetivo es alcanzar el sueño profundo y reparador en el menor tiempo posible.

2.Ir motivado

Ir motivado a la entrevista es una decisión personal porque lo opuesto la desmotivación es fácil de sentir cuando estás bajo la presión de encontrar un empleo lo más pronto posible y no has podido trabajar desde hace mucho tiempo e incluso ya has participado en varias entrevistas que no han dado resultado positivo, lo más probable es que tu motivación este debilitada.

El estar motivado siendo una acción privada, puedes gestionarla por primera vez o nuevamente desde el momento en que eres contactado a la entrevista y te estas preparando para ir a ella; la frescura de la esperanza por el resultado de ésta nueva oportunidad laboral usualmente provoca esa motivación, misma que puedes prolongar utilizando la imaginación.

La imaginación es la cuna de la creación y siempre esta a tu alcance; de hecho vive en tí.

Alimentar la imaginación es un proceso de concentración enfocado en lo que deseas ver realizado. En el caso de la búsqueda laboral.

¿Qué deseas que te suceda como final de la entrevista?

Imagínalo tantas veces que la fuerza de tu intención haga realidad tu deseo.

Tu puedes apoyar tu proceso de imaginar recreando a detalle la imagen de lo que sucederá al final de la entrevista- los detalles de tu imagen de creación los elaboras pensando en ellos de forma fina- haciendo una narración mental de cómo sucederá ese final de la entrevista; luego, esa narrativa que hayas creado córrela varias veces por tu mente hasta que se convierta en un evento por suceder que se accionará en el momento preciso.

Este proceso de imaginar algo con el fin de que el cerebro pueda convertirlo en realidad es una herramienta emocional que traspasa nuestro entendimiento como personas comunes, pero sabemos que muchos la han utilizado para lograr cristalizar sus sueños, un ejemplo de ellos fue Walt Disney.

Tu como ellos, también posees el mismo poder de imaginar y recrear en tu mente el resultado de tu entrevista porque imaginar es una cualidad de la naturaleza humana otorgada al momento de nacer,

3.Esperar lo inesperado.

Ya llegaste al lugar de la entrevista, estas a punto de pasar a ser entrevistado, muy motivado entras y saludas al reclutador y él a ti.

Comienza la entrevista y el flujo de la conversación es cómodo, entras en confianza, se sigue desarrollando la entrevista. Te sigues sintiendo bien. Termina la entrevista y al despedirte del entrevistador, él se despide de ti con la frase “Gracias por haber venido a la entrevista por el momento es todo”

-Tu atinas a decir. Ok. Gracias

-¿Qué pasó? Te preguntas a ti mismo, salgo sin saber si tengo o no el empleo, pero si yo me sentí muy bien durante toda la entrevista por ello esperaba un final diferente.

Esperar lo inesperado a terminar la entrevista es un músculo emocional que deberás haber ejercitado para tomar las riendas del final de la entrevista y disminuir el impacto de lo inesperado.

Como disminuir ese impacto es cuestión de hacer preguntas que para ti definan el final de la entrevista tales como ¿Qué procede después de que me han entrevistado?, ¿En qué tiempo cierran ustedes el proceso de entrevistar a todos los candidatos a esta vacante? ¿Si no fuese elegido por su equipo para ocupar esta vacante, hay otra dentro de su organización para la que podría concursar?

Por otro lado, si no ves que esas preguntas sean prudentes, puedes ofrecer alternativas de seguimiento al reclutador diciendo ¿Puedo comunicarme con ustedes al final de esta semana para saber cual ha sido su decisión?, ¿Cuál es el mejor medio de contacto para comunicarme con ustedes y saber cual fue su decisión final, por correo o por teléfono?

Otras preguntas más atrevidas serían ¿Qué porcentaje del uno al 100 tengo de ocupar esta vacante en relación a los otros candidatos?, ¿Podrías indicarme si hay alguna habilidad que requieres para esta vacante que yo no haya demostrado durante la entrevista, es probable que la tenga y no la haya expresado o incluido en mi CV?

Lo inesperado del resultado de una entrevista puede convertirse para ti como candidato en un proceso de selección de compañía porque si no ves que es probable que te llamen a ocupar el puesto podrás quitarla de tu lista de compañías favoritas, o al menos ea compañía en particular ya no estará en tu interés más alto.

Finalmente, el proceso de concreción de trabajo mutuo es bilateral; tanto ellos como tú están eligiéndose.

Por supuesto que en ése averiguar sucederán cosas esperadas o inesperadas en la percepción de ambos lados, y esto es lo normal. Las altas expectativas de un final ideal suceden raramente.

4. Ponerse en el rol del reclutador.

Tú eres el entrevistado ni duda cabe, pero por un momento cambia de roles. Da lugar a sentir el rol de reclutador, de ponerte en su puesto laboral , apreciarlo como persona además de profesional y utiliza esa experiencia para conectar con él, para comprender como lograr un mayor entendimiento de lo que sucede en el proceso de la entrevista.

Al ponerte en el rol del reclutador podrás ingresar, muy probablemente, al pensamiento que lo está conduciendo en la búsqueda de tu perfil laboral desde las necesidades de su institución. Además dejarás de concentrarte tanto en ti por cómo vas vestido, por pensar si estas listo para dar las mejores respuestas o en si podrás dirigirte con tu entrevistador con el nivel de comunicación adecuado.

El reclutador al igual que tú es una persona que esta desarrollando un empleo del cual dependen varios objetivos tanto personales profesionales como para su compañía.

Los objetivos para su compañía pueden ser: cubrir la vacante lo más pronto posible, dentro del presupuesto autorizado y con el mejor candidato. Sus objetivos personales profesionales pueden ser: lograr encontrar al candidato ideal para obtener más y mejores puntos dentro de su departamento y con su equipo; en lo personal pueden ser mantener su estabilidad laboral en su empleo actual, lograr una promoción, coadyuvar en el éxito de la compañía al cubrir vacantes especiales para un proyecto especial de su empresa.

En lo íntimo, es imposible que desconozcas que tal esta pasando el día de hoy, cuales son sus objetivos del día, como se encuentra física y emocionalmente, como esta su nivel de motivación, que afecta su estado de ánimo. Tampoco, es que tú quieras o debas saber toda esta información previa a la entrevista, pero si puedes desde que lo saludas, estar atento a su persona, a sus gestos, a sus palabras y a su lenguaje no verbal para sensibilizarte sobre cual es su nivel de motivación presente.

Al enfocarte en conectar con él desde el plano de la persona y no solo del profesionista podrás responder de mejor manera, de forma auténtica y controlada a su necesidad de conocerte; él al igual que tu esta jugando el rol que le corresponde dentro de su trabajo.

Entre ambos esta un encuentro de profesionales indagando si son bien el uno para el otro, simplemente.

De igual manera de como estas conectando con él, dale el beneficio de la duda a su empresa; evita mientras te esta entrevistando pensar si lo que te dice será cierto, si la oferta laboral suena tan maravillosa que -él esta en representación de su compañía-hablando en serio.

Por el contrario, concéntrate en lo que te esta mencionado y haz preguntas que ratifiquen si lo que menciona es real. ¿Cada cuánto se recibe el bono?, ¿Con qué frecuencia dan el uniforme?, ¿Qué realmente integra mi sueldo?, ¿Qué se espera de mi parte a cambio de las prestaciones y beneficios que ofrecen?

Hay empresas que tienen excelentes beneficios y prestaciones y probablemente hoy te toque estar con una de ellas.

5. Sentir mis emociones y tener el control sobre ellas.

Las emociones que sientes mientras, durante y al final de la entrevista se podrían parecer a estar subido a una montaña rusa y no poder hacer una parada para bajar; sin embargo, a diferencia de estar subido en la montaña rusa, tu percibes tus emociones al darte cuenta de ello.

Darse cuenta de cómo me siento es un arte de apreciación interna que se domina si se ejecuta con frecuencia y reconoces al captar ese momento en que pasas, de la calma a la inseguridad, a la inquietud, al nerviosismo que te hace cosquillas en el estómago, a la desesperación por querer saber que pasará en un momento que aún no ha transcurrido, al ignorar lo que acontece porque ya te es indiferente, aún más cuando ni ha pasado nada y notas que divagas deliberando sobre lo podría pasar o cuando empiezas a culparte por lo que podría haber sucedido si hubieras hecho esto o aquello de diferente manera. Son muchas situaciones dentro de la apreciación personal interna.

Afortunadamente, hay tan solo un puñado de emociones que pueden aparecer en el proceso de la entrevista laboral: incertidumbre, inquietud, euforia y miedo.

Incertidumbre porque no sabes como te irá en esta ocasión en la entrevista y además sabes que no todo depende de ti solamente. Depende de todo lo que sucede hasta llegar al lugar de la entrevista y con el reclutador: el transporte, la recepción, el tipo de reclutador que te reciba y más temas.

Inquietud por un sinfín de cosas: por no estar seguro de llevar la vestimenta apropiada, de que la documentación que traigas contigo sea todo lo que requieres para la entrevista, de haber elegido esta vacante como la mejor opción y muchas otras más similares.

Euforia por el encuentro, porque se acerca una nueva oportunidad laboral, porque si sale positiva podrás resolver tu situación financiera, porque es lo que estabas buscando.

Son muchas cosas que sobrepasan el estado de alegría para dar paso a la felicidad desmedida cuando se tienen altas expectativas de un encuentro laboral de tanta relevancia personal como la entrevista laboral.

Miedo por lo que no pueda o si pueda ser en la entrevista.

Tu puedes controlar estas cuatro emociones eligiendo experimentar la emoción opuesta:

Audacia por incertidumbre

Calma por inquietud

Optimismo por euforia y

Esfuerzo por miedo.

Porque ser audaz es ir por lo que quieres a pesar de que no te es común ser así, ser calmo es tomar las cosas como son y como se ven, ser optimista es ver el lado positivo de lo que esta sucediendo y hacer un esfuerzo es actuar con el conocimiento de que no es ni será fácil lo que deseas llevar a cabo y aún así lo haces. Controlar la marabunta emocional es crucial para estar mentalmente en el lugar más importante del momento: tu entrevista.

6. Reconocer lo acontecido.

La entrevista ha llegado a su fin y sabes que estas a punto de ser contratado. Eres feliz con toda la razón del mundo.

La entrevista ha llegado a su fin y te estas dando cuenta que no fue la entrevista que esperabas y habrá que al llegar a casa seguir el camino al encuentro con el empleo que deseas.

Cuando pasa lo segundo; reconoce lo que sucede y deja tu mejor carta ante el reclutador: Gratitud.

La gratitud es la manera de reconocer que has pasado una experiencia de encuentro laboral que no era para ti y que estas abierto a una mejor experiencia; expresa tu gratitud al reclutador con un genuino apretón de manos y con palabras de agradecimiento por su tiempo, su disposición para recibirte y por haberte considerado para la vacante.

Si algún sentimiento negativo asalta tu rostro y quiere evidenciarte con su presencia en gestos de desaprobación, enojo, angustia, desesperación o decepción toma control de esas emociones sustituyéndolas de forma casi inmediata por un pensamiento de amor.

Ese pensamiento de amor que es sólo tuyo y privado y que sabes que siempre que lo evocas trae alegría tu corazón. Al hacer esto en tu rostro aparecerá la serenidad por lo que acaba de suceder.

Partir de la entrevista de forma serena, habla de tu ecuanimidad ante las tormentas de la vida y de tu nivel de amor propio, de tu empatía contigo mismo.

Ese es un final victorioso también.

Las estrategias que has aprendido han fortalecido tu músculo emocional, deseo que te apoyen para salir victorioso de toda entrevista laboral y en breve estés frente a tu trabajo ideal.

Deja tu opinión

Categorías

DOSSIER EMPLEO DOCENTE

La bolsa de empleo docente

y de formación empresarial.

CONTACTO

MIKALOS
González Ortega 204C, Colonia Reforma y Ferrocarriles Nacionales, C.P. 50070 Toluca México. MÉXICO Tel.(52)722 214-35-31 de lunes a jueves de 10:00 a 14:00 hrs.
[email protected]

MIKALOS