2 Hechos de Felicidad en Empleo Docente

2 Hechos de Felicidad en Empleo Docente

 

Happy Planet Index, en 2019, colocó a México como el segundo país más feliz del planeta.

Y esto me llevo a pensar sobre las razones en común por las cuales mis colegas, con quienes conviví cuando ejercía la docencia y con quienes aún converso son felices.

Contrario a lo que inicialmente se pensaría, no es la remuneración monetaria por el trabajo devengado lo que llena el sentido de existencia de un empleado docente: las tareas docentes que lleva a cabo dentro del grupo son las que lo hacen más felices. Dos de ellas suceden en el proceso de impartición del conocimiento y son las siguientes:

Dominar los Recursos para Enseñar

El obstáculo más común de todos en docencia es dominar los recursos didácticos, pedagógicos y tecnológicos a utilizar en la clase, aún cuando sea algo que se aprendió durante la formación profesional, cada año- período escolar nuevo, cada cambio de políticas gubernamentales también suceden nuevas directrices en estos sentidos, por igual cuando se establece una nueva línea de dirección interna.

El cambio esta presente cuando ellos ya dominan su tema profesional y por circunstancias propias de su país o centro laboral le demandan adoptar lo nuevo.

La sencillez o la complejidad de estos cambios los retan a indagar, probar, experimentar lo solicitado, se ven en la postura de integrar lo que ya saben que les funciona para ajustarlo a una nueva forma de impartir conocimiento y además lograr una clase única; que lleve el sello de su personalidad.

Por ello, cuando lo que ellos planearon con la reciente innovación funcionó en clase, ésto se convirtió en una doble sonrisa: una por haber dominado lo exigido, por estar siguiendo las indicaciones de su empleador y otra porque lo que decidieron implementar funcionó tal cual lo planearon, y esto lo siente, lo ve, lo sabe, el grupo respondió a la aplicación de su nuevo estilo de enseñanza, así mismo sabe que su estancia en su trabajo, continua.

Vivir la Transformación del Educando

Ser docente y formador es vivir en la emoción de otro ser humano, sembrar en su mente rutas de aprendizaje y caminar con el a su lado, no en ofrecerle un vehículo terminado como, una bicicleta, un carro, un scooter para que acelere su paso y llegue sin esfuerzo a su destino.

Guiar al educando toma tiempo y la energía del docente y del formador.

Todo empieza con estrategias de ubicación hacia él, como atraer su interés para invitarlo a concentrarse y poder gestar el aprendizaje y eventualmente la adquisición del conocimiento; en este proceso una vez elegida la estrategia idónea para el grupo, los educadores e instructores miden el nivel de involucramiento en el tema por las reacciones emocionales de sus pupilos.

Sus rostros, gestos y movimientos no corporales y verbales son la señal que ellos perciben como luces de semáforo, y cuando alguno de ellos se queda en la señal en rojo, los maestros ponen un freno casi invisible que los obliga replantear, justo ahí durante la clase, como lograr que quienes van en verde sigan, los que van en amarillo reciban una instrucción para seguir en verde y a los que se quedaron en rojo los saquen de preferencia pronto para alcanzar a los otros.

Este es un esfuerzo mental de inmediata respuesta, por qué si no se resuelve en el momento, el avance del programa tiene un efecto adverso: se retrasan el avance de los contenidos; primero los que corresponden a la clase, luego los de la unidad y posteriormente los de todo el programa; retrasarse en esta tarea laboral es causa de un alto nivel de estrés por ello lo deben resolver en el momento.

Casi, podría asegurar que el ritmo cardíaco de mis colegas cuando esto sucede se siente más fuerte, que sus ojos tienen una mirada que busca escudriñar la pupila de sus alumnos para notar su reacción de respuesta y proseguir a su lado en el camino para que ellos lleguen a su destino.

Al mismo tiempo, con el rabillo del ojo están pendientes de que esta sucediendo con toda la clase; porque el control de grupo es básico para mantener ese momento de gestar el conocimiento.

Así, conforme este proceso de enseñanza se desarrolla, su propia felicidad llega cuando los educandos avanzan por sí solos, cuando saben que lo aprendido por ellos ahora forma parte de su ser y que en el futuro, sin su apoyo, ellos saldrán airosos.

Al termino de clase se le nota: sale probablemente cansado pero satisfecho y contento consigo mismo.

Hay muchas maneras de ser feliz en empleo docente; vencer obstáculos, una tarea de la cotidianeidad docente, es un ejercicio mental que lleva a ella.

Comparte tu pensar en la sección de comentarios, así juntos aprendemos como somos felices laborando en empleo docente en sus diferentes departamentos:docentes y administrativos.

 

Sobre la Autora

L.T. Elizabeth Gámez Escamilla ejerció desde 1978 la docencia en inglés como lengua extranjera y eventualmente administración de instituciones educativas en Toluca México; actualmente es Senior Community Manager en MIKALOS

 

Si formas parte de empleo docente y tienes vacantes o deseas publicar tu CV regístrate en https://mikalos .com La Bolsa de Empleo Docente y de Formación Empresarial para México, Latinoamérica, España, Canadá y USA.

Deja tu opinión

Categorías

DOSSIER EMPLEO DOCENTE

La bolsa de empleo docente

y de formación empresarial.

CONTACTO

MIKALOS
González Ortega 204C, Colonia Reforma y Ferrocarriles Nacionales, C.P. 50070 Toluca México. MÉXICO Tel.(52)722 214-35-31 de lunes a jueves de 10:00 a 14:00 hrs.
[email protected]

MIKALOS